Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

Volver

Derecho humano al agua

  • Casi la mitad de los habitantes de los países en vías de desarrollo sufren en algún momento problemas de salud provocados por falta de agua, agua sucia o un saneamiento deficiente, lo que los sitúa entre las primeras causas de mortalidad infantil.
  • En las ciudades –donde cada vez se concentra más la población mundial– crece el número de personas que tienen dificultades para acceder al agua y el saneamiento.
  • En 2030 casi la mitad de la población vivirá en áreas con estrés hídrico. Esto es, en zonas donde la demanda superará la cantidad de agua disponible.
  • El 40% de la población mundial vive en cuencas transfronterizas, donde se encuentra el 60% del agua dulce del planeta.

Estos datos ilustran porque los problemas y las crisis relacionadas con el agua se consideran actualmente uno de los riesgos de mayor impacto global. Y porque el acceso universal al agua es esencial para un desarrollo sostenible y sin desigualdades, para un una vida digna que erradique la pobreza y para la paz.

EL DERECHO AL AGUA DEBE ASEGURAR A CADA PERSONA DISPONER DE AGUA SUFICIENTE, SALUDABLE, ACEPTABLE, ACCESIBLE Y ASEQUIBLE PARA SU USO PERSONAL Y DOMÉSTICO.

EL DERECHO AL AGUA EN IMÁGENES

  • SUFICIENTE

    Entre 50 y 100 litros de agua por persona y día garantizan que se cubren las necesidades básicas (beber, lavar, preparar comida, limpieza del hogar e higiene personal) y se evitan problemas de salud.

  • SALUDABLE

    Garantizar la salubridad del agua potable tanto para el uso personal como doméstico. Es decir, libre de microorganismos y sustancias químicas que puedan amenazar la salud.

  • ACEPTABLE

    El agua debe presentar un color, olor y sabor aceptables para el uso personal y doméstico. Todas las instalaciones y servicios de agua y saneamiento deben tener en cuenta el género, la edad y las exigencias de privacidad de las personas.

  • ACCESIBLE

    Agua cercana, que, de acuerdo con la OMS, debe encontrarse a menos de 1 km del hogar y a no más de 30 minutos de distancia.

  • ASEQUIBLE

    El coste del agua no debe superar el 3% de los ingresos de cada hogar.