Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

Desarrollo sostenible

Por las generaciones venideras

Un problema global

El desarrollo económico mundial y un modelo de crecimiento sin límites apuntan desde hace años signos de alarma:

Cambio climático - Aumentan los fenómenos extremos de gran impacto local: sequías e inundaciones.

Sobrepoblación - En 2030 la población habrá crecido en más de 1.200 millones de personas.

Escasez de agua - En 2030 casi la mitad de la población vivirá en áreas con estrés hídrico (donde la demanda superará el agua disponible).

Explotación laboral - En 2030 casi la mitad de la población vivirá en áreas con estrés hídrico (donde la demanda superará el agua disponible).

Incremento de desigualdades - 1.200 millones de personas viven con menos de 1,25 dólares al día mientras el 1% de la población posee el 50% de la riqueza mundial.

Destrucción de recursos naturales - Consumimos los recursos naturales a mayor velocidad que la capacidad de la Tierra para regenerarlos.

NUESTRO FUTURO COMÚN: OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

El 25 de septiembre de 2015, líderes mundiales adoptaron un conjunto de 17 objetivos para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

Para alcanzar estas metas, es imprescindible la colaboración de los gobiernos, el sector privado y la ciudadanía.

Todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible tienen en común el agua como elemento transversal imprescindible para lograr su cumplimiento: reducción de la pobreza y desigualdades, generación de energía limpia, promoción de infraestructuras sostenibles, preservación de la biodiversidad y océanos o la lucha contra el cambio climático, son solo algunos ejemplos.

El desarrollo sostenible supone la satisfacción de las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.
ECONÓMICO

porque piensa en cómo hacer que la actividad económica sea eficiente, rentable y sostenible en el tiempo

SOCIAL

porque aporta mejoras a la sociedad: trabajadores, proveedores, clientes, comunidades locales...

AMBIENTAL

porque las actividades humanas deben resultar compatibles con la biodiversidad y la preservación de los ecosistemas

Profundiza en los
tres principios del desarrollo sostenible desde este vídeo