Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitarle un acceso más rápido a los mismos y personalizarlos mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

Volver

HUELLA HÍDRICA

Para obtener un vaso de zumo de naranja se necesitan 190 litros de agua. Para una manzana, 125. Para una pizza, 1.250. Una camiseta requiere 2.500 litros de agua y un coche, 30.000.

Consumimos mucha más agua de la que utilizamos

La huella hídrica es el indicador que se utiliza para calcular el consumo de agua total por persona y año de una persona, empresa, ciudad o país. A la que utilizamos para el consumo directo personal (beber, cocinar, lavar) y colectivo (regar parques y jardines, fuentes públicas, limpiar calles) debemos sumar el agua dulce necesaria para producir productos y servicios (agua virtual).

IMPORTAR Y EXPORTAR AGUA

Al importar productos que requieren mucha agua para su producción, los países "importan" agua de otros países, de modo que externalizan una parte importante de su huella hídrica. Esto supone una presión añadida sobre los recursos hídricos de los países exportadores, que a menudo no disponen de una política de gobernanza sobre el agua.

El agua es un recurso global que requiere una política mundial. Además de la implicación de los organismos internacionales y los gobiernos, también los ciudadanos y las empresas podemos contribuir a una mejor gestión de los recursos hídricos.